Talento Diverso

El blog sobre inclusión laboral para las direcciones de RRHH

Qué significa reskilling

linea temporal verde usada como separador linea temporal verde usada como separador
Imagen de cabecera

 

La definición de reskilling es la enseñanza de nuevas competencias, destrezas y habilidades profesionales para desarrollar una nueva labor profesional en otra área en la que no tengamos experiencia anteriormente.

Es decir, cuando hablamos de reskilling simplemente estamos hablando de reciclarse profesionalmente para poder desempeñar una labor diferente a la realizada hasta ese momento. Por ejemplo: un administrativo o administrativa que «se recicla» (se forma) para trabajar en el área de marketing digital.

Como vemos, este reciclaje profesional beneficia al trabajador, pero… ¿beneficia también a la empresa?

Cómo beneficia el reskilling a las empresas

Hay un estudio del World Economic Forum (Foro Económico Mundial) en el que sostiene que «más de la mitad de los niños que ahora estudian primaria tendrá en el futuro una profesión que aún no existe». Además, los beneficios serían mayores que los costes a asumir por los gobiernos y empresas.

Aunque esto pueda resultarnos demasiado extraño, solo tenemos que observar profesiones como los desarrolladores de aplicaciones, los analistas de Big data (macrodatos) o los community manager (responsables de redes sociales) que hace diez años no existían.

La revolución tecnológica debe conllevar una transformación digital de las empresas y de sus trabajadores. Es más, el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional (CEDEFOP), ya nos ofrece datos concretos cuando sostiene que 4 de cada 10 trabajos en la Unión Europea precisarán nuevas habilidades para sobrevivir. 

En resumen, el reskilling o reciclaje profesional no solo es beneficioso para las empresas, sino que es clave para que los trabajadores sigan teniendo continuidad y competitividad en el mundo laboral, incluso en el propio sector, ya que a mayores competencias digitales mejores oportunidades de desarrollo profesional.

Entonces, vemos que sí, que es preciso, pero… ¿cómo se crea un buen programa de reskilling?

5 claves para crear un programa de reskilling

Si la empresa quiere crear un buen programa de reciclaje profesional para sus empleados debería:

  • Conocer las necesidades de la empresa, qué puestos y habilidades se precisa cubrir dentro de la misma, y adecuarse a ellas.

  • Evaluación de los conocimientos y habilidades de la plantilla actual y así, en base a los resultados obtenidos, determinar los puntos fuertes y débiles de cada área, departamento y trabajador.

  • Diseñar un programa de formación con diferentes perfiles que se adapten a las necesidades de la empresa (según los resultados obtenidos en el punto anterior)

  • Facilitar el acceso a través de herramientas digitales, como las plataformas LMS, con horarios flexibles, lo que a su vez aportará ventajas a los departamentos de RR. HH.

  • Realizar una evaluación continua. Esto permite mejorar la productividad y optimizar los recursos disponibles.

Desarrolla las habilidades de tu plantilla

Los responsables de formación de las empresas se preguntan: «¿Cómo hacerlo?» «¿Disponemos de las herramientas necesarias para poder hacerlo?». 

Estos responsables deberán afrontar varios frentes paralelos para llevar a cabo los planes de formación continuada de su compañía que, como vimos en el punto anterior, deberán ir de lo genérico a lo específico.

El plan de formación para el reciclaje profesional deberá ir enfocado, como comentamos en el primer párrafo, además de a las competencias y destrezas, a las habilidades para capacitar al trabajador, pero también para impulsar el desarrollo de su equipo.

Cuando hablamos de habilidades debemos conocer que existen dos tipos: las técnicas y las emocionales.

Las habilidades técnicas o soft skills se refieren a las sociales, como la comunicación, la creatividad, el aprendizaje activo, el liderazgo y la organización.

Las habilidades emocionales o hard skills serían las propias de cada oficio que le permiten desarrollar una actividad determinada como el administrador de bases datos, el desarrollador de software, el gestor de marketing y redes sociales, son algunos ejemplos.

Inmersos en la cuarta revolución industrial, ambas son claves para desenvolverse en el mundo laboral, a la par que una nueva tendencia se va implantando dentro de las empresas: el reserve mentoring.

El reverse mentoring

Aunque parezca algo muy novedoso, ya fue implantado en los años 90 por Jack Welles en la General Electric.

En el momento actual las empresas implantan nuevas tecnologías, es normal pues que los perfiles más antiguos se sientan desfasados a la hora de enfrentarse a los nuevos modelos tecnológicos.

Esto ha llevado a un cambio de tendencia, donde los empleados más jóvenes realizan la función de mentores con los más veteranos, enseñando el uso de las tecnologías y las redes sociales, además de servir de marco para un intercambio de ideas y valores que amplían perspectivas y benefician a la propia empresa.

Como podemos ver a lo largo de este artículo, todo vertebra sobre la formación y transformación basada en el reciclaje profesional, lo que permite una mayor amplitud de oportunidades para el trabajador, que también se convierten en beneficios para la propia empresa.

Fuentes:

https://www.bizneo.com/blog/reskilling/

https://www.edix.com/es/instituto/reskilling/

https://www.vertice.org/blog/como-gestionar-un-programa-de-formacion-que-impulse-la-transformacion-en-tu-empresa/

https://www.cedefop.europa.eu/es/news-and-press/news/cedefop-presents-crowdlearn-study-offering-glimpse-future-work-and-learning