Que son las cualidades y para qué sirven en el trabajo

linea temporal verde usada como separador linea temporal verde usada como separador
Imagen de cabecera

Tener unas ciertas propiedades favorecen a la persona que las posee para alcanzar ciertos fines. Puede ser en el mundo laboral, personal, deportivo… y abundando un poco en ello, debemos saber qué son cualidades y para qué sirven en el trabajo, especialmente las comportamentales.

Qué es una cualidad. Algunos ejemplos

Cualidades son rasgos positivos físicos o comportamentales que tiene una persona. Es muy importante gozar de este tipo de caracteres porque, para la sociedad en general, resulta muy determinante la percepción que se tenga del individuo.

Ciertas conductas son normales en sujetos que las han normalizado dentro de su personalidad lo que influye de forma positiva en su vida social.

Existe una gran variedad de cualidades personales que resultan atractivas para quienes tienen un trato personal con un individuo que posee determinadas características físicas y mentales para un posterior desarrollo a todos los niveles:

  • Sociabilidad: Capacidad del sujeto para relacionarse con otras personas, entablando relaciones laborales, personales…
  • Adaptabilidad: Capacidad del individuo para adaptarse a entornos laborales o personales sin que tengan efectos sobre su vida.
  • Competitividad: Dentro del mundo empresarial, es una cualidad comportamental que sirve para mejorar el rendimiento en la búsqueda de objetivos.
  • Compromiso: Capacidad de involucrarse en proyectos hasta su meta.

Existen muchas cualidades que llevan al éxito de las personas que las poseen, tanto desde el punto de vista personal, social o laboral. Dentro de este último campo podríamos señalar la disciplina, disposición, organización, etc. Todas ellas pueden llevar al éxito a una persona que se encuentre dentro de una organización empresarial.

Cualidades que son más importantes en el puesto laboral

Las cualidades necesarias para acceder a un puesto laboral no se basan exclusivamente en las que provienen de los estudios y capacidades profesionales; hoy en día los profesionales de Recursos Humanos entran más a fondo, buscando otro tipo de capacidades entre los candidatos a los puestos de trabajo.

Debemos destacar algunas de las competencias comportamentales que son muy valoradas en las organizaciones empresariales:

  • Trabajar en equipo: Estar en contacto con otros compañeros laborales si lo requieren los proyectos.
  • Capacidad de comunicarse: Actualmente existen muchos canales para que esta competencia no se vea afectada en términos negativos. Por ello es necesario elegir cuidadosamente los medios para transmitir lo que sea preciso en un negocio.
  • Personalidad para la solución de conflictos: Lo ideal es que se solucionen entre los implicados de forma educada. No es lo mejor que tenga que intervenir la dirección, pero en ocasiones no queda otro remedio para conseguir la armonía laboral.
  • Gestionar el tiempo dentro de la jornada laboral: De esta forma se logra una adecuada conciliación entre vida laboral y familiar.
  • Ser flexible para aceptar sugerencias: Poner en práctica las que van llegando, sea por parte de la dirección o de otros departamentos. Si no se consigue una implementación positiva, argumentar los motivos.
  • Gestionar, organizar y aportar en las reuniones de empresa, para que se encuentren conclusiones positivas.

Tener una alta motivación y compromiso con el proyecto están plenamente relacionados con un aumento de la productividad en la compañía. Consecuentemente los directivos de una empresa buscan cualidades personales para encontrar profesionales que realicen su cometido buscando el éxito.

Como se puede observar el curriculum sigue siendo importante, pero se valoran otras cualidades que pertenecen más a la índole privada del aspirante y que, desarrolladas de forma apropiada, son realmente eficaces para lograr el éxito empresarial.

Las cualidades que debe tener un buen trabajador. ¿Cuáles son?

Hay cualidades inexcusables para tener un buen trabajador en la empresa y es posible determinarlas en la entrevista laboral anterior a su contratación.

Vamos a enumerar algunas de ellas:

  • Capacidad de incorporarse a un equipo para trabajar.
  • Compromiso, implicación con la empresa.
  • La responsabilidad hará que un trabajador se centre al 100 por 100 en su tarea, con un resultado plenamente satisfactorio.
  • Aquí vamos a enumerar una cualidad comportamental muy requerida, pero no fácil de encontrar: Se trata de la capacidad de trabajar bajo estrés. Tener a alguien así dentro del personal laboral es una garantía, porque es capaz de trabajar contrarreloj, en condiciones de presión, sin que el rendimiento se resienta.
  • Tener una actitud positiva: Esto supone que esa persona siempre tiene ganas de trabajar y acometer nuevos proyectos. Es un activo muy importante en la empresa.
  • Ser proactivo, mostrar su creatividad, buscando innovar y crear.
  • Adaptabilidad: El candidato a un puesto de trabajo debe ser una persona capaz de sentirse cómodo frente a las novedades que vayan surgiendo, sin dejar que el miedo bloquee su rendimiento.
  • Motivación laboral: Es un aspecto muy importante al que hay que dar un justo valor. Es necesario que el individuo tenga actitud y aptitud para el puesto de trabajo y siga en el futuro.
  • Aprendizaje: Hoy es necesario reciclarse casi a diario en el mundo laboral. Un trabajador debe estar dispuesto a abrirse a nuevos conocimientos que amplíen su visión, porque será productivo para su compañía.
  • Manejar una creatividad que favorezca el desarrollo laboral: Con ello el aspirante puede llevar a cabo soluciones ante problemas que surjan.
  • Flexibilidad frente a horarios, actividades laborales y otras variables que puedan surgir en el día a día. Tiene algún nexo en común con la adaptabilidad.
  • Puntualidad: Parece un aspecto que hoy no se valora como se debería, pero resulta un indicativo de educación y respeto.

Existen multitud de cualidades laborales y comportamentales que tienen una enorme influencia en un resultado positivo para la productividad y el rendimiento de los trabajadores que forman parte de una organización empresarial.

No hay que olvidarlas ni tirar en saco roto.