La Escuela Integralia como vía para eliminar barreras

linea temporal verde usada como separador linea temporal verde usada como separador

Seamos francos, una gran parte del trabajo de la Fundación Integralia es la eliminación de pretextos y excusas. Nuestra labor es eliminar todos los frenos de las empresas en la contratación de personas con discapacidad. ¿No sabe dónde contratar personas con discapacidad? Integralia los busca. ¿Cree que una persona con discapacidad tiene mayor absentismo que la media? Tenemos argumentos para desmentirlo. ¿No encuentra personas con discapacidad con experiencia laboral? Tenemos 500 personas con experiencia laboral en varios sectores. ¿No sabe cómo iniciar una cultura inclusiva en su empresa? Podemos ayudarle.

En definitiva, nuestro principal trabajo es que las empresas no encuentren ningún tipo de objeción en la contratación de personas con discapacidad, facilitando al máximo posible este proceso. Quizá sea la mayor barrera que encuentran las personas con discapacidad a la hora de acceder a un empleo. Casi el 25% de las personas con discapacidad en edad laboral no tienen estudios (4,9%), o solo tienen la educación primaria o EGB (20%).

Seguramente este sea uno de los principales motivos por el que la tasa de paro en personas con discapacidad prácticamente duplica al del resto de la población en España y triplica la media de la UE. La formación es una de las áreas donde más incidimos. Por la Escuela Integralia han pasado ya más de 1.000 personas con discapacidad que han recibido una formación y que en la mayoría de las ocasiones se complementa con experiencia laboral en nuestros propios centros de trabajo.

 

La evolución que muestra una persona cuando se le da una oportunidad formativa primero, y laboral después, es sorprendente

En muchas ocasiones recibimos a personas que llegan tras estar muchos años desempleadas, recibiendo muchos rechazos en el mercado laboral, con todo lo que eso conlleva: falta de autoestima, falta de confianza, inseguridad… La evolución que muestra una persona cuando se le da una oportunidad formativa primero, y laboral después, es sorprendente. En muchos casos descubren aptitudes que estaban ocultas por sus propios pensamientos limitantes, percatándose de que sus capacidades y habilidades son también valiosas para cualquier empresa ordinaria, independientemente de su discapacidad.

En los últimos años, además, hemos adaptado nuestros programas formativos a la realidad del mercado laboral, que cada vez más exigen perfiles con competencias digitales. La Fundación Integralia nació hace 20 años con un impacto social y una actividad productiva muy vinculada al sector de la atención al cliente. Hemos sabido adaptarnos sin perder nuestra autenticidad, sin dejarnos llevar por la autocomplacencia y con la audacia suficiente para explorar nuevos yacimientos de empleo. Testing de páginas web y aplicaciones, ciberseguridad, marketing digital… La Escuela Integralia ha sabido adaptar sus programas formativos a esta nueva realidad, combatiendo la brecha digital que amenaza con convertirse en una barrera más en el acceso al empleo de las personas con discapacidad.

 La formación es la mejor manera de volver a empezar y con mayor firmeza en los pasos

Abrir el abanico de alternativas de formación para la empleabilidad de las personas con discapacidad es hoy más necesario que nunca. El informe ODISMET del pasado año ya alerta de que el 60% de las personas con discapacidad que se encuentran trabajando en la actualidad podría perder su empleo en la crisis derivada de la pandemia. Es una predicción desoladora que esperemos que no se cumpla. En caso de ser así, serán muchas las personas que van a tener que volver a la casilla de salida y tenemos que estar preparado para ello. La formación es la mejor manera de volver a empezar y con mayor firmeza en los pasos. Es una vía para optar a puestos de trabajo más cualificados y, por lo tanto, menos susceptibles de ser destruidos con los vaivenes de la economía.

Queremos que España esté alineada con la Convención Internacional de Derechos de las Personas con Discapacidad que ratificó en 2007, junto a otros 181 estados parte. 13 años después aún quedan muchos retos pendientes. Especialmente en el empleo y la accesibilidad en la formación. No podemos permitirnos el lujo de que esta pandemia nos impida avanzar, y mucho menos retroceder, en el cumplimiento de este tratado internacional.

La Fundación Integralia está siempre en constante innovación y transformación en búsqueda de las fórmulas más eficaces para mejorar la empleabilidad del colectivo. Un ejemplo de ello son los nuevos proyectos realizados últimamente como Ikigai (enfocado en la inclusión laboral de mujeres que viven entornos rurales de Almería con pocas oportunidades de empleo) o el HUB Diversidad Digital realizado en Asturias. Es la mejor forma de terminar con las excusas.

Pilar Moya 

Directora de la Escuela Integralia 

Pilar Moya Directora de Escuela Integralia