Indice de contenido

El empleo en España

El trabajo en España está aletargado, durante los últimos 12 meses (datos recabados a diciembre 2019)  se han creado 346.300 empleos, frente a los 478.800 puestos de trabajo creados un año antes, según el VII Monitor Anual Adecco Ocupación, elaborado por el centro de estudios del grupo Adecco.

El empleo ha crecido un 2,2% con 68.200 ocupados más, de los cuales los más beneficiados son las mujeres, los mayores de 25 años y los extranjeros de otros países de la UE.

En el cómputo total, las mujeres han captado más nuevos puesto de trabajo que los hombres, el 53,2% del total de empleos. Las mujeres han captado el 60% de las ofertas, unos 184.200 empleos mientras que los hombres se han hecho con 162.100 puestos de trabajo.

La 3ª región con más ocupados 1 de cada 5, es Andalucía, después de Madrid y Cataluña, con 104.500 y 68.500, respectivamente. El empleo ha crecido en el último en todas las comunidades autónomas menos en Asturias , Canarias y Baleares.

Los jóvenes menores de 25 años han captado 1 de cada 6 nuevos trabajos, pero esto solo ha beneficiado a los hombres mientras que las jóvenes de esa misma edad cuentan con 1.100 puestos menos que hace un año. Y las personas mayores de 25 años han sido empleados 5 de cada 6 empleos.

Por nacionalidad, 1 de cada 4 nuevos puestos de trabajo creados en el último año fueron ocupados por extranjeros, inmigrantes de otros países de la UE, que han captado un 8 % de los empleos, frente un 1,7 % que ha incrementado los de nacionalidad española, unos 149.800 nuevos empleos en el último año, frente a 196.500 puestos ocupados por inmigrantes.

A nivel formativo, el empleo ha aumentado en el último año en los 3 niveles superiores, mientras que se ha reducido, el de aquellos con educación primaria y secundaria, donde se ha reducido un 50%, por el contrario ha crecido un 25% el número de ocupados con formación superior donde han sido contratadas 333.600 personas, frente al despido de 85.800 personas con educación primaria.

Situación y perspectivas de las personas con discapacidad en España

En nuestra sociedad, el empleo supone para los individuos, además de la principal fuente de renta, un elemento esencial para su desarrollo personal y social. 

En el caso de las personas con discapacidad es un factor determinante para su integración social y su autonomía económica y personal. El trabajo suele favorecer la sensación de ser útil, permitiendo al individuo mejorar en su autoestima, su motivación, su confianza y su seguridad, al tiempo que favorece sus relaciones interpersonales y, con ello, su autodeterminación e inclusión social. Las diversas barreras que han de afrontar personas con discapacidad explican en gran medida la situación de este colectivo en el mercado de trabajo.

En España, las personas con discapacidad en edad laboral, entre 16 y 64 años, son aproximadamente un 5,9% del total de personas en edad laboral. De ellas, solo el 23,4% estaba ocupadas frente al 60,9% de las personas en edad laboral sin discapacidad. La tasa de actividad de este colectivo era el 33,9% frente al 78,1% de las personas sin discapacidad. La tasa de desempleo de las personas con discapacidad supera en casi 10 puntos porcentuales a la de las personas sin discapacidad, 31,0% frente al 21,9%, respectivamente.

Se siguen generando nuevas contrataciones de personas con discapacidad, pero el 91,5% de esos contratos son temporales.

Empleo y discapacidad en España

Se estima que en España residen más de cuatro millones de ciudadanos con discapacidad, cerca de dos millones de ellos tienen edades comprendidas entre los 16 y los 64 años, lo que los ubica en la franja de la población económicamente activa, sin embargo un alto porcentaje de ellas se encuentran al margen del mercado laboral.

En algunos casos esto se debe a que la incapacidad les impide desarrollar las labores habituales de un puesto de trabajo, no obstante esta situación se presenta debido a que no se han tomado todas medidas necesarias para adaptar el entorno urbano y laboral a las necesidades de estas personas, que a diario deben enfrentar diversas barreras para lograr la inclusión a la por ley tienen derecho.

La Constitución Española en su artículo 35 establece que los ciudadanos españoles tienen derecho a un trabajo digno, con una remuneración suficiente que les permita cubrir sus necesidades y las de su familia, actualmente cerca de medio millón de personas con discapacidad se encuentran incorporadas al mercado laboral, mientras que cerca de doscientas mil están buscando empleo en forma activa.

 Esto muestra que la tasa de desempleo en este sector es muy alto, a esta situación de inactividad y paro hay que sumar la precariedad laboral, ya que muchas veces los puestos en los que se les emplea tienen muy baja cualificación, una realidad que no se puede esconder la viven los jóvenes con diversidad funcional o intelectual que son víctimas de un alto nivel de desempleo, que muchas veces pone en riesgo su situación futura.

Discapacidad e integración laboral

Desde la década de los ochenta del siglo pasado ha existido en España una legislación especial creada para incentivar el acceso de las personas con discapacidad al mercado laboral la Ley 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusválidos, hoy derogada, establecía en su artículo 38 algunas condiciones para garantizar su derecho al empleo: 

Las empresas públicas y privadas con una plantilla de 50 o más trabajadores estaban obligados a incluir en ella a un 2 por ciento de trabajadores discapacitados, vale mencionar que en esa época se empleaba el término minusválido. 

En 2013 comienza a regir una nueva normativa, la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social, este instrumento legal reconoce plenamente los derechos de las personas con discapacidad y fija las obligaciones de los diferentes poderes públicos para garantizarlos, incluso establece un régimen establece el régimen de infracciones y sanciones para quienes no cumplan con lo establecido en ella.

La ley establece que las personas con discapacidad tienen pleno derecho al trabajo, en las mismas condiciones que las demás personas, recibiendo el mismo trato y remuneración; es decir se busca eliminar cualquier tipo de discriminación.

Ello implica que los trabajadores con discapacidad no pueden recibir un sueldo más bajo que una persona sin discapacidad cuando ocupan un puesto de trabajo similar, además deben gozar de las mismas oportunidades para formación, desarrollo y ascenso, sin embargo aún se presentan muchos casos de discriminación, siendo los más comunes: 

  • Pago de sueldos más bajos a las personas con discapacidad que una un trabajador sin discapacidad, aún cuando ambos realizan el mismo trabajo.
  • La existencia de normas o acuerdos internos que colocan en situación de desventaja a los trabajadores con discapacidad frente al resto de trabajadores; este tipo de acuerdos o normas deben ser considerados como nulos.
  • La no existencia de apoyo a los trabajadores con discapacidad para que puedan desarrollarse en su medio laboral.
  • Minimizar las oportunidades de empleo a personas con discapacidad en empresas públicas o privadas.
  • Falta de apoyo para que las personas discapacitadas puedan convertirse en autónomos, formar parte de cooperativas o incluso crear sus propias empresas.

Acceso a la función pública

De acuerdo al artículo 24 de la Constitución, los ciudadanos españoles tienen derecho a acceder a un empleo público, las condiciones de acceso deben ser iguales para todos los aspirantes, en función de ello en 2011 fue modificado el artículo 59 de la Ley 7/2007, de 12 de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público, mediante la Ley 26/2011, de 1 de agosto, de adaptación normativa a la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que establece:

Se debe reservar un cupo no inferior al 7% de las vacantes para que estos puestos sean asumidos por personas con discapacidad. Se trata de un proceso progresivo para alcanzar el dos por ciento de los trabajadores totales de la Administración Pública.

Esta reserva mínima está distribuida de forma que se destine un dos por ciento de las plazas vacantes para que sean cubiertas por personas con discapacidad intelectual, el porcentaje restante de vacantes puede ser cubierta con personas que acrediten cualquier otro tipo de discapacidad.

El procedimiento para el acceso a un empleo público para las personas con discapacidad está regido por el el Real Decreto 2271/2004, de 3 de diciembre que establece en su artículo 8 que las pruebas de selección deben adaptarse para las personas con un grado de discapacidad igual o superior al 33 por 100, siempre que éstas lo soliciten.

Esta previsión legal busca garantizar condiciones de igualdad para todas las personas en el acceso a un empleo público, busca eliminar cualquier proceso discriminatorio que pueda vulnerar los derechos de las personas discapacitadas.

Autoempleo

El autoempleo es una de las formas más utilizadas por las personas con discapacidad para lograr incorporarse al mercado laborar y obtener su independencia económica, para lograrlo cuentan con una interesante variedad de herramientas tecnológicas que pueden emplear como autónomos o Pymes para mejorar la productividad y maximizar la rentabilidad de su emprendimiento. 

las Comunidades Autónomas son responsables de desarrollar las políticas necesarias para fomentar el autoempleo de las personas con discapacidad, para ello deben contar con departamentos de empleo donde se facilite toda la información y el apoyo técnico a los discapacitados que buscan convertirse en autónomos. 

Igualmente deben existir medidas que faciliten fuentes de financiamiento para que las personas con discapacidad puedan obtener el capital o parte de la inversión que necesitan para iniciar su emprendimiento.

Derechos laborales por la discapacidad

En la actualidad, las personas que presentan algún tipo de discapacidad están obteniendo mayores ventajas y beneficios, también conocido como mayor cantidad de derechos.

Esto se debe a que, las leyes se están adaptando a su favor, para satisfacer sus necesidades e incluirlos a un ambiente laboral común.

Los derechos de los trabajadores es algo de suma importancia, pero para las personas que presentaban algún tipo de problema, anteriormente, no contaba con grandes ayudas.

Gracias a los cambios legales y los avances tecnológicos, este tipo de personas se encuentran cada vez más cómodos en la sociedad. Los avances tecnológicos ayudan a crear un ambiente apto para este tipo de personas y las leyes contribuyen a su rol dentro del ambiente laboral.

La discapacidad laboral es un aspecto que realmente ha tomado gran nivel dentro de la sociedad actual y gracias a esto, los derechos de los discapacitados han ido en aumento paulatinamente.

Búsqueda de trabajo de las personas incapacitadas

A la hora de que una persona que presente cierta condición, decida salir en búsqueda de trabajo, no será necesario comunicar la presencia de su discapacidad.

No obstante los trabajos con discapacidad, en determinados casos, necesitan un espacio de trabajo adecuado a su condición. Por eso, se recomienda avisar acerca de la discapacidad.

Los derechos laborales discapacitados España, establecen que en una empresa (pública o privada), que posea un número igual o mayor a 50 empleados, debe tener, como requisito mínimo, un total de un 2% de personas discapacitadas.

El decir, si la persona presenta algún problema o no, radica en el ámbito personal. La única excepción a esta regla, es que la empresa solicite a alguna persona discapacitada y, por ende, queda declarado de forma general.

Gracias a las diversas adaptaciones legales que han ocurrido al día de hoy, las personas con discapacidades tendrán los mismos derechos de los trabajadores, que una persona en perfectas condiciones. 

No obstante, las personas que presenten algún problema obtendrán un beneficio extra, que los favorecerá en cuanto a la igualdad y la orientación profesional.

En la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, se establece que cada empleador debe cubrir y adaptar las necesidades individuales de cada trabajador con discapacidad. 

Esto a modo de que el trabajo pueda cumplir con sus labores sin ningún tipo de problema y/o obstrucción de cualquier tipo.

La pensión por incapacidad junto al salario

En los derechos de los discapacitados, se encuentra un apartado en cuanto a las pensiones que estas personas reciben y su posibilidad de trabajo.

Para este ámbito, se destaca la posibilidad de optar por un trabajo en conjunto con una pensión por incapacidad.

Sin embargo, para lograr optar por ambas, el trabajo debe cumplir una cierta compatibilidad con la persona. No existen unos criterios previamente establecidos para las diversas discapacidades.

Por esta razón, la persona que ofrece trabajo (el empleador), debe establecer contacto con la Seguridad Social, a fin de comunicar el puesto de trabajo y la discapacidad de la persona.

Si esta labor llega a ser compatible, dicha persona tendrá la oportunidad de cobrar mediante una pensión por discapacidad y por sus labores realizadas.

No obstante, si por alguna razón, la Seguridad Social llega a detectar que dicho trabajo es incompatible, la persona que se encuentra en condiciones de incapacidad, deberá optar por renunciar al puesto de trabajo o a su pensión.

Existencia de los CEE

Los Centros Especiales de Empleo (CEE), son centros dedicados a la búsqueda de empleo para personas que poseen discapacidades. El trabajo debe ser remunerado y cumplir con las condiciones individuales de cada persona.

En los derechos laborales en España, en la actualidad han surgido diversas reformas y leyes que ayudan, en gran medida, a las personas que presentan algún tipo de discapacidad. 

Una de las leyes establece la creación de los CEE, todo esto en concordancia con la ley discapacidad España.

Estos centros se encuentran elaborados, generalmente, por organismos gubernamentales. En algunos casos, los CEE pueden contar con la colaboración de diversos organismos.

En estos centros, se fomenta la integración de las personas con discapacidad dentro de un ambiente laboral común. Esta es una de las más grandes razones por la que se mueven estos centros.

Los organismos que suelen apoyar a estos centros, generalmente, lo hacen de forma voluntaria, a fin de lograr una integración y contribuir en gran manera con las personas que presentan algún tipo de discapacidad.

Jubilación anticipada y pensiones por incapacidad

La jubilación anticipada, es una de las alternativas que la ley brinda a los trabajadores, de forma que puedan retirarse antes de cumplir la edad reglamentaria. Esta excepción puede proceder ante diversas situaciones y una de ellas, es la incapacidad del trabajador.

En efecto, un trabajador que ha sufrido una enfermedad o un accidente, puede aspirar a una jubilación anticipada por enfermedad crónica o por discapacidad. Esta posibilidad está condicionada por determinados requisitos. 

Requisitos para la jubilación anticipada por enfermedad 

Puede suceder que una persona padezca una enfermedad que le impida desenvolverse en el ámbito laboral. En este caso, el trabajador debe conocer las enfermedades para jubilarse anticipadamente, ya que no todas permiten optar por dicho beneficio. 

En este sentido, es posible solicitar una jubilación anticipada cuando se tiene un grado mínimo de 45% de discapacidad. Este supuesto procede cuando la persona padece determinadas enfermedades, entre ellas: 

  • Discapacidad intelectual.
  • Anomalías genéticas.
  • Anomalías congénitas.
  • Enfermedades mentales: trastorno bipolar o esquizofrenia. 
  • Enfermedades neurológicas: lesión medular traumática, esclerosis lateral amiotrófica o múltiple. 
  • Parálisis cerebral. 
  • Síndrome postpolio o secuelas de polio.

La asignación de la pensión por jubilación se realizará según el cálculo que se realice. Para dicho cálculo, se tendrán en cuenta los años cotizados. Adicionalmente, se verificará que la persona cumpla con la edad y las cotizaciones mínimas para optar a dicho beneficio. 

Requisitos para la jubilación anticipada por discapacidad

Dichas enfermedades no son las únicas que dan motivo a una jubilación anticipada. 

La jubilación personas con discapacidad también es procedente cuando éstas tienen un grado mínimo de 45% o de 65%. Esta diferencia entre los grados mínimos, obedece a los requisitos previstos para solicitarlas. 

En el caso de la jubilación anticipada por discapacidad, en un grado mínimo de 45%, es preciso estar dado de alta o en condición asimilada en la Seguridad Social. Además, se exige que la persona tenga varios años viviendo con la discapacidad que alega tener. 

En cuanto a las cotizaciones, se requiere un mínimo de quince años de cotización teniendo una discapacidad en cualquier grado. Adicionalmente, se exige que dos de esos quince años hayan transcurrido antes de la solicitud de jubilación y al menos, 56 años de edad. 

Cuando se pretende anticipar la jubilación debido a una discapacidad en un grado mínimo de 65%, el tiempo mínimo de cotizaciones es igual al caso anterior, es decir, quince años. No obstante, en este supuesto, la edad mínima para hacer la solicitud es 52 años. 

¿Cómo se calcula la pensión por jubilación anticipada?

El cálculo de la pensión es uno de los aspectos que más interesa a quienes optan por una jubilación anticipada por minusvalía. Se trata de un cálculo bastante sencillo si se conocen los conceptos que se toman como referencia para llevarlo a cabo. 

Por lo general, al determinar el importe de la pensión se toman como referencia la edad del solicitante, las cotizaciones acumuladas y los años base para sus cotizaciones. 

Pero la jubilación con minusvalía es una figura especial y en tal caso, la edad no influye en el cálculo de la pensión. Este hecho se debe a que el tiempo reducido con respecto a la edad, se tiene como un periodo en el que se ha cumplido con las cotizaciones. 

Para determinar el monto correspondiente a la pensión por incapacidad, se tomarán los años base para las cotizaciones y las que regulan el promedio. Estos indicadores servirán para determinar el porcentaje correspondiente según los años cotizados. 

En función de lo anterior, cuando se haya cotizado por el mínimo legal, es decir, quince años, se aplicará un porcentaje del 50%. Cuando el tiempo oscile entre los 16 y 25 años de cotización, se incrementará un 3% por cada año

Este incremento será de un 2% por cada año, cuando se haya cotizado durante un periodo que oscile entre los 26 y 35 años. Si se ha cumplido con las cotizaciones por más de 35 años, el porcentaje aplicable para el cálculo será 100%. 

En definitiva, la jubilación anticipada discapacitados es un asunto de gran importancia que no puede ser tratado a la ligera. Las decisiones que se tomen al respecto, deben estar respaldadas por el asesoramiento de profesionales

Acceso a las medidas de fomento de empleo y servicios de orientación laboral

Muchas personas tienen la oportunidad de recibir la atención que presta el sistema nacional de empleo, sin importar su nivel o estatus como ciudadano. 

El servicio nacional contempla una serie de prestaciones que garantizan el bienestar laboral en el país.

De hecho, distintos individuos que no trabajan por circunstancias inusuales, tienen el derecho como ciudadanos de la nación, en recibir los servicios que ofrece la cartera común, de manera que contribuyan con sus necesidades y apoyo para el sostenimiento laboral.

Los acuerdos personales que establece cada persona en su empleo debe ser acatado para garantizar su cumplimiento y compromiso de actividad con el estado y el sistema de empleo, para que, de esta forma, se considere responsable y con aspiraciones de progreso para el país.

Este medio es indispensable para que el país cumpla con sus objetivos económicos, manteniendo el progreso y el empleo en un porcentaje alto, logrando estabilidad financiera y una economía duradera.

Es una forma de garantía o medidas para fomentar empleo, contribuyendo a la ciudadanía a mantenerse al servicio del país. 

Como propósito de estos objetivos que se plantean, se tiene como inicio apoyar a todas aquellas personas que intentan y no consiguen trabajar.

¿Cómo me ayudan los servicios de orientación laboral?

Cuando una persona se encuentra sin un trabajo, se ve con la necesidad de conseguir dinero a toda costa, por lo que es vital encontrar un trabajo que, al desempeñarse de buena manera, pueda obtener recursos que les favorezca. ¿Pero cómo encontrar esta oportunidad?

Los servicios de orientación laboral, a través del sistema nacional empleo, beneficia a todas aquellas personas que tenga la necesidad de ser atendidos personalmente, para determinar la utilidad que se le puede ofrecer en virtud de la sociedad.

Sabemos que no todos los ciudadanos somos iguales, por lo que muchos pueden ser profesionales o simplemente ciudadanos sin tanta formación, por lo cual, se les realiza un estudio de sus capacidades a través de un itinerario de inserción.

Anteriormente, la entrega de curriculums u ofrecerse en varios establecimientos, era una manera rápida de solventar y encontrar empleo.

Sin embargo, esta acción ha cambiado, por lo que no es considerada como acertada para conseguir trabajo.

El sistema nacional del empleo ofrece la mejor orientación, diseñando una estrategia para encontrar de forma eficaz alternativas por las cuales acercarse, generando mayores herramientas en el proceso de búsqueda laboral.

La orientación laboral contribuye a todo desempleado a establecer su rango profesional. En tal caso, sirve de apoyo para la obtención y complemento de diversos cursos de formación que beneficien su carrera, y, por lo tanto, mejore su forma de conseguir empleo.

Lo más interesante e influyente del servicio es ajustar las bases por las cuales la persona debe seguir, con el objetivo de lograr la obtención de un empleo estable y duradero.

Otra de las importantes colaboraciones que se ofrecen es la de encontrar el mejor currículum en el cual especifiques los fundamentos y experiencias laborales ejecutadas, para de esta manera mejorar el entendimiento entre los contratantes disponibles.

Los orientadores en el sistema de búsqueda de trabajo logran conseguir las mejores opciones para las personas que desean estabilidad laboral y bienestar financiero, por lo que es de vital importancia tener comunicación y seguir las exigencias que se piden.

Uno de los aportes más esenciales en esta orientación que beneficia a cualquier persona desempleada es el entrenamiento y distintos consejos para una mejor presentación, directamente en una entrevista de trabajo.

De hecho, el servicio de fomento de empleo realiza una serie de talleres para que los ciudadanos puedan interpretar mejor estas situaciones, realizando prácticas en las cuales puedan desenvolverse de la mejor manera a la hora de conseguir trabajo.

El servicio que se ofrece otorga más de 1000 consultas y orientaciones al año a las personas que lo desean.

De esta forma, se les capacitar y se les proporciona una salida rápida a la búsqueda de un trabajo, para otorgarles avance y eficacia en el ámbito laboral.

Por último, el orientador laboral brinda el mejor apoyo posible a ciudadanos que se encuentran sin ánimos por motivo de consternación, al haber estado tanto tiempo sin trabajo, por lo que logran encontrar una manera saludable de reincorporarlos en funciones laborales.

El emprendedor y la discapacidad

Las personas con discapacidad han logrado avanzar como colectivo en el reconocimiento de sus derechos, en el ámbito laboral cuentan con instrumentos legales que les garantizan el derecho que como ciudadanos españoles tienen a obtener un trabajo digno que les garantice su bienestar y el de sus familias, sin embargo los discapacitados tienden a estar subutilizados o a sufrir discriminación en sus puestos de trabajo. 

No es para nadie un secreto que como colectivo experimentan una de las tasas de desempleo más alta, a pesar de estar capacitados y tienen deseos de incorporarse al mercado laboral; por lo que muchos discapacitados ven como una solución viable convertirse en autónomos e iniciar su propio emprendimiento, lo que les permite generar sus propios ingresos, sin tener que sufrir las limitaciones y posible discriminación a la que están expuestos en el mundo laboral.

Una de las ventajas de que disponen es la gran variedad de herramientas en línea para emprendedores, autónomos y Pymes disponibles en la web, que ayudan a aumentar la productividad y rentabilidad, haciendo que cada vez las discapacidades físicas sean menos importantes e influyentes en los niveles de producción. Esto ha ayudado a que muchas personas con discapacidad se conviertan en emprendedores exitosos.

Iniciar un emprendimiento es una excelente oportunidad para personas discapacitadas, es un medio para obtener un empleo acorde con su capacidad y preparación, así como para lograr sus aspiraciones y metas profesionales, gozando además, de mayor flexibilidad laboral y de independencia económica.

Apoyo al emprendedor con discapacidad

Todo emprendimiento parte de una idea, la cual necesita desarrollarse para convertirla en un plan de negocios viable, que necesita de una estrategia de marketing para llegar al segmento de mercado donde se quiere competir con los productos o servicios, se necesita además del financiamiento adecuado para poder poner en marcha el proyecto. 

Para todo emprendedor es esencial ubicar las fuentes de apoyo y financiamiento que les permitirán hacer realidad su idea de negocios, por ello es muy importante investigar el mercado y buscar apoyo con las organizaciones tanto gubernamentales como privadas que ofrecen asesoría técnico o financiamiento a los emprendedores discapacitados. 

Todo nuevo emprendimiento debe enfrentar un difícil proceso de arranque de actividades y de algunos meses de proceso de adaptación al mercado, por lo que contar con apoyo técnico y financiero en esta etapa puede ser fundamental para lograr avanzar y estabilizarse.

Al reunirse con un asesor, es necesario saber que son profesionales calificados para brindar toda la asesoría que como persona discapacitada se necesita para avanzar a convertirse en un emprendedor, por ello al asistir a reuniones con asesores es de suma importancia tener una respuesta clara a la siguientes interrogantes:

  • ¿Por qué se quiere iniciar un emprendimiento?
  • ¿Cuál es la idea de negocio?
  • ¿Con qué recursos técnicos y económicos se cuenta?
  • ¿Qué recursos adicionales necesita como persona con discapacidad interesada en convertirse en emprendedor?
  • ¿Qué tipo de apoyo técnico necesita para avanzar en la consecución de la idea de negocios?

Cada comunidad autónoma cuenta con un departamento para las comunidades en cada municipio, el cual se encarga de brindar asesoría y capacitación a las personas discapacitadas para lograr su inserción en el mercado laboral, así como para que se conviertan en emprendedores y puedan montar una empresa propia.

Organizaciones privadas y fundaciones disponen de programas de ayuda para personas discapacitadas que quieran convertirse en emprendedores y trabajar como autónomos, estos programas no están sólo destinados al financiamiento económico también promueven cursos de formación, talleres y otros eventos de carácter formativo para lograr que las personas discapacitadas puedan avanzar en su metas de autoempleo.

Impacto sobre los beneficios socioeconómicos 

Una de las principales barreras que tienen las personas discapacitadas para convertirse en emprendedores es el impacto potencial que puede tener el autoempleo sobre sus beneficios socioeconómicos, no obstante pueden operar un negocio o emprendimiento propio bajo las las reglas de trabajo permitidas por un periodo de 12 meses, durante este tiempo puede medir si puede convertirse en un emprendedor a tiempo completo.

La Agencia de Seguridad Social ofrece asesoría experta sobre este aspecto, esto permite se pueda atravesar una etapa sin que se vean afectados los beneficios que recibe por ser parte del colectivo de discapacitados. El Servicio de Empleo del Departamento de Comunidades puede ayudar a conocer las medidas que pueden ayudar al emprendedor discapacitado, par mantener los beneficios que recibe mientras se consolida como emprendedor.

Las personas discapacitadas dispuestas a trabajar como en su propio negocio durante 16 o más horas a la semana pueden optar por créditos fiscales laborales, los cuales se basan en las horas que trabajan y reciben pago o esperan les sean pagadas. 

Fuentes de financiamiento

Para todo emprendedor lograr obtener una fuente de financiamiento representa un desafío a vencer, para las personas discapacitadas pueden existir algunas barreras adicionales, ya que obtener los fondos se debe convencer a los inversionistas de que el emprendimiento es sólido y tienen posibilidades de éxito. Ello implica demostrar que se puede recuperar la inversión y producir un margen de ganancias.

Las fuentes de financiamiento pueden ser privadas, como los bancos u otras empresas dedicadas a otorgar créditos, así como fundaciones que se dedican a financiar proyectos de emprendimiento de personas con discapacidad, también pueden ser públicas, se trata de los fondos de que disponen las comunidades autónomas para fomentar el emprendimiento y el autoempleo.

Ayuda y capacitación

Para iniciar y avanzar en un negocio o emprendimiento propio con éxito es fundamental acceder a capacitación, la cual puede servir para superar los problemas de accesibilidad que enfrentan las personas discapacitadas en el entorno laboral, además puede ayudar a mejorar las competencias tecnológicas para facilitar las tareas a asumir dentro de un negocio propio. 

La capacitación toca también otros aspectos relevantes para todo emprendimiento como lo es el desarrollo de habilidades de IT, o de ventas, así como el manejo de los recursos humanos o los recursos financieros.

Como emprendedor se debe identificar las áreas en que necesita recibir capacitación para mejorar sus habilidades, puede seleccionar entre los cursos que ofrecen los diferentes entes públicos y privados destinados a capacitar a los nuevos emprendedores.

Empleo, emprendedor, discapacidad en España

Cuando buscamos en la web sobre emprendimiento e ideas de negocios asociadas a las personas con discapacidad, la información no es tan abundante y para algunos es un tema casi imposible de encontrar. 

No obstante, aunque no sea un tema muy conocido para muchos, los emprendedores con discapacidad son una realidad en la actualidad y aquí te presentaremos toda la información que lo respalda.

El emprendimiento o la creación de un negocio propio, llega a las personas con algún tipo de discapacidad, como una medida de auxilio económico.

Esto se debe a que en el mercado laboral, es muy subestimada la capacidad de un discapacitado y por ello es limitada su aceptación dentro de cualquier organización.

Con la creación de una empresa, una persona con discapacidad tiene la posibilidad de explorar y maximizar su potencial en diferentes aspectos: intelectual, financiero, creativo, entre otros. 

Todo esto, sin ser víctima del trato discriminatorio y las limitaciones impuestas en un trabajo regular. ¡Será su propio jefe!

Empresas lideradas por personas con discapacidad en España

Con el auge de las pequeñas y medianas empresas, surge en la web un sin numero de herramientas importantes para apoyar las ideas de emprendimiento

El punto determinante en el éxito o no de una idea de negocio, será la constancia y credibilidad de que el producto o servicio que se ofrece, busca atender una necesidad que no es asistida en el mercado actual.

Para iniciar en el camino del emprendedor, es necesario el desarrollo de un plan de negocio y marketing enfocado al mercado que se busca atender. 

Posteriormente, se deberá establecer hacia donde debe dirigirse la solicitud de apoyo financiero, para de esta forma impulsar el negocio desde el inicio.

Existen agencias y asesores comerciales a los cuales se puede acudir, para la solicitud de asesoramiento sobre los puntos fuertes y potenciales que la persona con discapacidad posee.

Esto siempre debe ir enfocado al negocio que se desea iniciar y en aquellos en los que se va necesitar de un apoyo adicional.

Diversas fundaciones junto a instituciones académicas y de investigación, unen fuerza con el objetivo firme de generar ayudas a emprendedores.

Así se puede fomentar la creación de empresas de discapacitados, que maximicen su productividad y sean fuentes de empleo rentables para terceros.

Con la consecución de este tipo de proyectos, no sólo se apoya socialmente a un grupo que ha sido excluido y discriminado por años, sino que se favorecen ideas de negocios rentables y de impacto positivo a la comunidad.

Aspectos para comenzar una empresa propia para personas con discapacidad

Es indispensable evaluar y tener en cuenta el desempeño de la actividad laboral desde casa, puesto que en la mayoría de los casos, el sistema de transporte y las condiciones para movilizarse, no son adecuados ni muy cómodos para las personas con discapacidad.

Gracias a la tecnología y el fácil acceso a la información, miles de personas pueden desarrollar su negocio vía web (desde casa).

En ese caso, el marketing digital es una herramienta indispensable para mantenerse vigente en el mercado e ingresar a un universo infinito de clientes potenciales.

El acceso al financiamiento es un punto clave, que puede determinar el éxito del desarrollo de cualquier idea de negocio. 

Existen organizaciones que ven el potencial e invierten en ideas de emprendimiento que consideran serán exitosas.

Para conseguir el apoyo de estas organizaciones, debes confiar en el potencial de tu proyecto y convencerlas de que tú idea de negocio es merecedora de dicha ayuda.

Por otra parte, en ciertos países existen programas de préstamos para personas con discapacidad, que también puedes aprovechar. 

Además, existen organizaciones con plataformas web amigables, dispuestas a guiarte en cada paso del camino, para desarrollar y consolidar tu idea de negocio. ¡No te limites y solicita ayuda online!

Plasmar en palabras lo que quieres realizar, diseñar tu sitio web y dar una asesoría personalizada, son algunas de las cosas que a través de la web, podrás obtener gracias a la ayuda de muchas empresas o personas que quieren apoyarte en tu emprendimiento.

Empleos para personas con discapacidad 

El mercado laboral es muy competitivo y para todos los participantes no es tarea fácil, conseguir el puesto de sus sueños en una empresa. Y aún más se complica, para aquellas personas con alguna discapacidad.

Ciertas agencias se encargan de presentar en línea servicios de adiestramiento, guía laboral y gestión de empleo para personas con esta condición.

La idea de obtener un empleo para discapacitados desde casa, representa sin duda una solución ideal, por la flexibilización y organización de horarios, la comodidad y la solución financiera para esta comunidad.

Seguramente en algún punto del camino, has escuchado o leído que el futuro de las empresas en general, será la adaptación de sus plataformas para el trabajo desde casa.

En la actualidad, existen comunidades web que se encargan de impartir conocimientos a través de cursos cortos en línea.

Esto busca ayudar en la formación tanto académica como de oficio, a todas las personas por igual, pero que apoyan especialmente a personas con alguna discapacidad.

Con el acceso de este tipo de cursos, las personas pueden decidir si buscar un trabajo para discapacitados físicos o aventurarse a iniciarse con un negocio propio.

Una iniciativa como las empresas online manejadas por discapacitados, se adapta a los nuevos estándares del mercado actual y apoya la generación de empleo para discapacitados desde casa.

De esta manera se brinda una solución económica y social, que favorece a todos los miembros de la sociedad en donde se desarrollen este tipo de proyectos.

Otro beneficio importante del trabajo llevado a cabo por estas agencias, es impartir conocimiento vía web que promueva y fomente el crecimiento intelectual y creativo en personas con algún tipo de discapacidad, incentivando la generación de ideas de negocios.

Estas ideas de negocios se han convertido en empresas consolidadas, con un gran impacto social y económico en la comunidad de personas discapacitadas.

Es que son el motor que impulsa las nuevas ideas y finalmente la nueva generación de empleos que favorece a la sociedad actual.

Concienciación social y apoyo al emprendimiento de personas con discapacidad

Las personas con discapacidad están desde su condición, altamente motivadas a desarrollarse como empleados productivos y emprendedores exitosos en la sociedad. Por esta razón, es importante que se apoyen desde cualquier plataforma este tipo de iniciativas.

En el momento en que una empresa decide brindar puestos de trabajos para minusválidos, está abriendo puertas al desarrollo del máximo potencial de una comunidad y apostando a un futuro que nos incluye a todos.

Ayudas a las empresas por inclusión de personas con discapacidad

Las personas con discapacidad integran el grupo poblacional con mayor riesgo de exclusión al momento de encontrar empleo y a su vez son los que más sufren una brecha salarial importante.

Por tal motivo, se han establecido una serie de medidas e incentivos para proteger y mejorar su integración laboral. 

Aunque, a pesar del progreso alcanzado, aún se ven limitados los derechos en el acceso de algunos entornos o servicios. 

Es importante resaltar que cualquier persona de la sociedad tiene derecho a integrarse a un trabajo y ganarse el sustento, aunque para ello se deben establecer políticas que permitan la contratación de personas con diversidad funcional.

¿Qué tipo de contrato se puede ofrecer a personas con discapacidad?

No existen diferencias en los contratos de una persona con discapacidad reconocida y los de personas sin discapacidad reconocida. 

Aunque tienen una cláusula que los protege por su posición y se establece una bonificación contratos minusválidos.

A su vez, no podrán hacer horas extra, salvo estricta necesidad, ya sea para prevenir o reparar algún siniestro.

Entre sus derechos está el de no acudir al trabajo, siempre justificando la causa, razones médicas o readaptación con un límite de días por semestre.

Por otra parte, como normativa a tener en cuenta en la contratación de trabajadores con alguna discapacidad, es que debe cumplirse con una cuota de reserva, como medida para para fomentar la inclusión social.

Ayudas en la contratación de personas con discapacidad

Una cuota de reserva deberán tener las compañías gracias a una normativa relacionada con la inclusión, que obliga a incorporar personas con alguna discapacidad y además otorgar bonificaciones a la contratación

En la contratación de personas con discapacidad, además de las bonificaciones seguridad social discapacitados, también existen subvenciones contratación discapacitados de estos trabajadores.

Así mismo, las empresas podrán obtener bonificaciones contratos discapacitados, y a su vez reducciones al contratar personas con discapacidad.

Además, a las empresas les otorgará una bonificación en concepto de ayuda para adaptar el puesto. 

En el caso de los contratos indefinidos, la duración de las reducciones y la bonificación dependerá de la vigencia del contrato, del sexo, la edad (mayor de 45 años) y del grado de su discapacidad.

Por otra parte, la empresa podrá deducir cierta cantidad de dinero al año por empleado con discapacidad en las cuotas de la Seguridad Social, dependiendo del número de trabajadores y grado de discapacidad.

Para los contratos temporales, las bonificaciones y reducciones también se extenderán mientras esté vigente el contrato.

Como en el caso del contrato indefinido, se tendrá derecho a una ayuda de 3.500 a los 5.300 € al año. 

En un contrato temporal a indefinido, la conversión de estos contratos, así como de contratos formativos en empresas ordinarias, tendrán las mismas bonificaciones.

En un contrato interino en la baja temporal de un empleado con diversidad funcional, la empresa podrá deducir el 100% de las cuotas a la SS de quien lo sustituye, si este también tiene una discapacidad reconocida.

Los incentivos para la formación y el aprendizaje en este tipo de contrato son los mismos que para la contratación de personas sin discapacidad reconocida.

En la práctica, las empresas podrán deducir hasta 50% por contingencias en la duración del contrato y solicitar una subvención si este supera los 12 meses para la adaptación del puesto.

Así mismo, los incentivos aumentan en los contratos de centros especiales de empleo y enclaves laborales.

Aspectos a tener en cuenta para contratar a personas con discapacidad

Las empresas deben tener en cuenta diferentes aspectos al contratar personas con diversidad funcional, así como cuando se incorporan a su puesto.

Cuando ingresa a la actividad laboral una persona con una discapacidad reconocida, el acompañamiento debe ser un aspecto fundamental en el contrato discapacitados, para que su integración al ambiente laboral sea la más adecuada. 

En algunos casos se recomienda nombrar a un mentor para la persona que se incorpora, quien será el responsable de las necesidades que se requieran o pedir una colaboración al resto del personal.

Se requerirá de una adaptación del puesto de trabajo y, por tanto, se deberán considerar una serie de medidas.

Facilitar la accesibilidad de estos trabajadores a las instalaciones, eliminando cualquier tipo de barreras arquitectónicas.

Se establece la delimitación de actividades en donde se definirán tareas que supongan mayores dificultades para solicitar apoyo de ser necesario.

Ventajas de contratar personas con discapacidad

Contratar personas con diversidad funcional tiene muchas ventajas y algunas de ellas son las siguientes:

  • Puntuales, productivos, responsables y constantes. Además, suelen solicitar permisos con menos frecuencia que el resto de trabajadores.
  • Demuestran motivación, interés y disposición para aprender y trabajar.

Beneficios de contratar personas con discapacidad

Una empresa, al contratar discapacitados beneficios, convertirá los problemas en oportunidades, pues puede conseguir mayores ingresos y aumentar los beneficios.

Su integración mejorará el clima laboral y, al ser un tipo de trabajador nada conflictivo, responsable y con compromiso, hará cambiará la percepción de los otros trabajadores.

También sensibilizará al resto de trabajadores, impulsando la no discriminación y la aceptación de la diversidad.

Así mismo, la imagen de la organización no sólo mejorará, sino que su reputación se verá afectada positivamente en el mercado y en su interior.

Ayudas al emprendimiento para personas con discapacidad

Emprender nunca ha sido una sido una tarea fácil y aún más cuando se trata de personas con diversidad funcional.

Y es que se trata de un grupo vulnerable que, por diversos motivos, la sociedad ha mantenido habitualmente en condiciones de exclusión.

Esto ha obstaculizado de cierta forma el desarrollo de este tipo de personas, así como el disfrute de sus habilidades, recursos y servicios disponibles para la población

Esto afecta de este modo a la posibilidad de contribuir con sus capacidades al progreso de la sociedad. 

Una de las claves para el desarrollo de estas personas es encontrar un trabajo que garantice su plena inclusión, de manera que puedan ser realmente independientes y autónomos.

Es por ello que las empresas debe unir lazos y hacer esfuerzos en ayudas emprendimiento para discapacitados, promoviendo la creación e inclusión de empleo en beneficio a estas personas.

Aunque cada vez más personas apuestan por desarrollar sus propios proyectos empresariales y ser trabajadores autónomos, existe una subvención autoempleo para los discapacitados, que ofrece a emprendedores como ayuda de financiación para sus negocios.

Muchas empresas han surgido con la finalidad de ofrecer grades posibilidades de crecimiento a las personas con discapacidad y a su vez aprovechar su potencial y habilidades como motor de cambio para mejorar la sociedad.

Todo lo que necesitas saber sobre ayudas y subvenciones para emprendedores discapacitados

Si bien el emprendimiento no tiene limitaciones, hoy día cada vez más empresas ofrecen las herramientas y servicios encaminados a cubrir todas las necesidades, así como también las de las personas con diversidad funcional.

El objetivo de las ayudas y subvenciones para emprendedores discapacitados con dificultad de acceso a un trabajo o sin ninguna ayuda económica, lleguen a ser autónomos y crear sus propios negocios.

Teniendo en cuenta las necesidades de estas personas, en la actualidad existen cuatro tipos de ayudas de autoempleo para personas discapacitadas, entre ellas:

Ayudas a discapacitados para crear un negocio

Las ayudas discapacitados facilitan a que estas personas puedan establecerse como trabajadores autónomos, con subvenciones que van a depender de la comunidad autónoma y de las condiciones del solicitante para destinar al establecimiento del negocio.

Se deben tener en cuenta diferentes criterios, como el grado de inserción laboral o el tiempo en el paro. Para fijar la cuantía de la ayuda se encargaran los técnicos del Servicio Público de Empleo.

Ayudas de financiación a discapacitados

Una vez se demanda un préstamo o crédito, el objetivo fundamental es alcanzar las mejores condiciones.

Hay que recordar que dicha subvención, según la normativa actual, hace referencia al dinero que equivale a la reducción de hasta 4 puntos del interés fijado para que se conceda el préstamo.

Dicha subvención puede fluctuar en el valor total de los gastos financieros de la transacción, todo ello en caso de los microcréditos a empresas

En los dos casos anteriormente mencionados, la ayuda o valor máximo puede llegar hasta los 10.000 €.

Por último, y en el caso de que surjan las dudas en este tipo de procesos, puedes acercarte a tu entidad financiera para más información.

Ayudas para formación a discapacitados

El objetivo de las ayudas destinadas a la formación es cubrir total o parcialmente los cursos y seminarios o a su vez la gestión de empresas o las nuevas tecnologías de la comunicación.

Ayudas para asistencia técnica

Su objetivo es financiar parcialmente la contratación de los servicios externos para mejorar el desarrollo de cualquier actividad empresarial e incluso un plan comercial, estudios de viabilidad o el desarrollo de negocio. 

¿Cuáles son los requisitos para optar a una de estas ayudas?

Los requisitos para optar por diferentes ayudas de financiación para crear un negocio son:

  • Acreditación de la discapacidad e inscripción como demandante de empleo
  • Estar en trámites para actividad empresarial antes de solicitar la ayuda
  • Dar de alta la actividad empresarial en la Seguridad Social y mantenerla al menos 3 años desde que se solicita la ayuda.
  • Cumplir con las obligaciones fiscales y todos aquellos requisitos necesarios para la Recepción de Subvenciones públicas.

Por último, si deseas más información, tienes a tu disposición la asistencia técnica de la oficina del SEPE, te será de gran ayuda.

El emprendimiento y la discapacidad

En la actualidad cada vez más empresas desarrollan programas, aplicaciones y herramientas que se adaptan cualquier discapacidad y a su vez ponen de manifiesto su compromiso con el emprendimiento.

Esto genera un impacto importante en la sociedad, mejorando la calidad de vida de las personas con discapacidad, creando empleos y generando mayor visibilidad.

Los empleos más demandados en España 

Manipulador logístico, no requiere formación especializada, pero se exigen 3 años de experiencia demostrada y habilidades como flexibilidad, el salario suele estar entre los 17.000/20.000 euros brutos al año.

MSL en industria farmacéutica y otros servicios médicos, se requiere un perfil de licenciados y con experiencia, es necesario tener aptitudes sociales muy importantes, el sueldo suele oscilar entre los 50.000/80.000 euros brutos anuales

Técnico en automoción, especializados profesionalmente y con aptitudes para gestión de equipos, la retribución media entre los 25.000/35000 euros brutos al año.

Perfiles digitales para proyectos de transformación, necesario FP Grado Superior o Ingeniería, imprescindible inglés así como dominio de las herramientas digitales y tecnológicas son aptitudes que se tendrán en cuenta en este empleo, cuentan con un salario medio de 35.000/45.000 euros brutos anuales.

Camarero de banquetes, se precisan profesionales cualificados y específicos de Hostelería, con formación técnica o superior además de idiomas, la retribución en torno a los 20.000 euros anuales.

Ingeniero con experiencia en lenguaje de programación TIC,  son los perfiles siempre más requeridos, han de tener Ingeniería Técnica o Superior Informática, se valor experiencia previa y conocimientos en lenguaje de programación. Su sueldo oscila entre los 40.000/45.000 euros brutos anuales.

Gestor Comercial para banca: requeridos para la atención al cliente y la venta de productos financieros, este perfil, especialmente demandado en Madrid y Cataluña, que aglutina más de “7 de cada 10 ofertas del país”, como señala el informe Adecco, debe poseer una gran habilidad comunicativa. Así mismo, se suele valorar que los candidatos tengan formación universitaria en Derecho, ADE, Económicas o similares. En cuanto al sueldo, suele variar entre los 18.000 y los 21.000 euros, además de variables asociadas a los objetivos de ventas.

Técnico de Calidad en industria alimentaria: el candidato que aspire a este puesto debería contar con un grado o licenciatura en Ciencias de la Salud, siendo también muy valorable si cuenta con un Máster en alimentación. Además, suele ser habitual que se les solicité una experiencia mínima de 2 a 3 años en la industria alimentaria, al igual que suele ser muy valorado si se tiene disponibilidad para viajar. Demandados en casi cualquier región, suelen ganar entre 30.000 y 36.000 euros brutos al año.

Dependiente especializado: el 23,9% de la demanda de estos perfiles se encuentra en Cataluña, que lidera las ofertas de empleo para este puesto especialmente beneficiado por el auge del denominado comercio electrónico, que está generando numerosos puestos de empleo diferentes. Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana, son las otras tres comunidades que más presentan ofertas para este empleo. Para acceder a él, las empresas pueden requerir distintos estudios (universitarios o no) en función del grado de especialización que necesiten, siendo el conocimiento de un segundo idioma otro de los requisitos cada vez más solicitados. Su sueldo suele ser de entre 13.000 y 16.000 euros brutos anuales.

Administrativo de facturación: el candidato que aspire a este puesto debe contar con estudios medios o superiores, siendo Turismo la preferencia. Así mismo, se requiere formación inicial en check-in y conocimientos de ofimática, así como, según señala Adecco, “es prácticamente imprescindible tener un nivel de inglés alto”. Así mismo, es “fundamental” contar con el curso AVSEC de seguridad aeroportuaria. Más allá, se requiere una experiencia previa de un año en ‘check-in’ o atención al cliente en compañía aérea o empresas del sector de turismo. El sueldo ronda los 16.500 euros, y el perfil se demanda especialmente en Madrid y Cataluña, seguido de Canarias, Baleares, Valencia y Andalucía.

Teleoperador en venta cruzada, especializados en la atención al cliente y valoradas competencias comerciales, el sueldo medio alrededor de los 13.950 euros.

Ayudante de producción se requieren estudios secundarios de Producción de Audiovisuales y Espectáculos pero también, se valoran las licenciaturas en Comunicación y Producción Audiovisual, indispensable Inglés. El sueldo suele variar entre los 1.800 y 2.400 euros mensuales.

Los perfiles más demandados en el futuro

Los ingenieros, los arquitectos técnicos, los topógrafos y diseñadores, los programadores informáticos, los analistas y diseñadores de software- multimedia, y los especialistas en finanzas; serán los perfiles más demandados en el futuro.

Y la mala noticia es que no hay suficientes jóvenes que estudien las carreras que demandará ese mercado laboral.