La Fundación Integralia celebra 20 años de impacto social con el mayor crecimiento de empleo de su historia

La entidad aumentó su equipo en un 4% llegando a los 519 empleados en sus 7 centros especiales de empleo.

También creció el número de beneficiarios, que ya superan los 4.500 desde el año 2000.

Durante el 2020 la Fundación Integralia DKV ha contratado a 93 personas más, en uno de los años de más fragilidad laboral para el colectivo de personas con discapacidad.

El año 2020 ha supuesto un reto para todas las empresas y organizaciones, especialmente para aquellas entidades del tercer sector social que trabajan en la inclusión laboral de personas con discapacidad. El último informe del Observatorio de la Discapacidad (ODISMET) señaló el pasado julio que el 60% de las personas con discapacidad podrían perder su empleo por las consecuencias económicas de la pandemia.

La Fundación Integralia DKV ha dado continuidad a su actividad productiva desde el primer día de confinamiento, ha arrancado nuevos proyectos de innovación orientados a diversificar la actividad productiva de la entidad y a la vez ha reducido la brecha digital del colectivo de personas con discapacidad. Además, durante el 2020 ha empleado a 93 personas más.

Actividad de la Fundación

Ante este contexto, el trabajo de la Fundación Integralia DKV adquiere gran relevancia al favorecer el empleo en uno de los colectivos más vulnerables en esta pandemia. Este cambio tan repentino de contexto supuso para Integralia un reto añadido, dado que su capacidad de generar impacto social está muy vinculada a su actividad productiva al gestionar 7 centros de empleo (CEE) en diferentes ciudades de España.

Estos CEE sirven a la persona con discapacidad como entornos de trabajo donde adquirir competencias profesionales que les facilite su posterior tránsito a otras empresas. Su sostenibilidad depende en gran medida de los propios servicios -en diversas líneas de negocio- que presta a más 60 empresas o instituciones clientes y de la financiación público y privada.

Durante los meses de confinamiento domiciliario, la prioridad de Integralia siempre fue salvaguardar la salud del equipo, del que parte de sus miembros son población de riesgo. Gracias a la implicación de todas las personas que forman parte de la Fundación, se implementó el teletrabajo en el 80% del equipo (cerca de 400 personas) en poco más de una semana, atenuando la caída de la actividad y pudiendo acompañar a los clientes que aún podían mantener sus servicios en una situación tan crítica.

Cabe destacar aquí la labor realizada para clientes del sector hospitalario (Hospital Mútua Terrassa, Marina Salud, Hospital San Joan de Déu, etc…), donde la Fundación logró mantener el servicio de atención al paciente en un contexto al borde del colapso sanitario y donde las primeras semanas de la pandemia hubo un grandísimo volumen de llamadas relacionadas con la Covid-19.

Además, la Fundación Integralia consiguió generar nuevos servicios y campañas precisamente vinculadas a la COVID.

Nuevos proyectos de innovación

En alianza con otras organizaciones y entidades, la Fundación implantó en Asturias el HUB de Diversidad Digital, una plataforma que ofrece itinerarios formativos y laborales enfocados a la transformación digital y dirigida a personas con discapacidad que quieran mejorar su empleabilidad a través de la adquisición de competencias digitales. La brecha digital que históricamente padece el colectivo respecto al resto de la población puede convertirse en una barrera más en el acceso al empleo de las personas con discapacidad. Este proyecto de innovación se ha llevado a cabo con el apoyo de entidades como la COCEMFE Asturias, el Clúster TIC Asturias, la FADE Federación Asturiana de Empresarios, la Cámara de Comercio de Gijón, el Ayuntamiento de Gijón, la Fundación Liberbank o INSERTA.

El HUB tiene como objetivo de servir como punto de encuentro entre empresas tecnológicas asturianas y personas con discapacidad que quieran emplearse en este sector. A través de un diálogo constante con estas empresas, Integralia detecta qué necesidades de perfiles profesionales tienen. En base a ello, diseña programas formativos personalizados para las personas que forman parte del HUB y posteriormente iniciar su inclusión laboral en las mismas.

Además, esta plataforma se complementa con otras formaciones asociadas al sector tecnológico como testing, ciberseguridad, etc…, además de otras competencias transversales necesarias para la inclusión al mercado laboral. El objetivo es que entre el año 2020 y 2021 se beneficien de estos programas hasta 272 personas con discapacidad.

Otro de los proyectos de innovación ha sido con la entidad Fundades (una de las alianzas de Integralia en Perú), con la que se implementó un sistema de teleformación en Atención al Cliente. De este modo, no solo se consiguió que las personas con discapacidad pudieran seguir formándose, sino también que los alumnos provinieran de diferentes países, especialmente de Colombia y Perú.

De este modo, los Programas de Cooperación Internacional al Desarrollo de Integralia contribuyeron a la formación de 160 personas con discapacidad, de las cuales 38 han sido contratadas por la empresa de contact center Konecta, Hay que reseñar que las personas con discapacidad en ambos países suelen presentar situaciones de vulnerabilidad más extremos que en España y que se han visto gravemente acentuados durante la pandemia. La consecución de un empleo no solo supone una mejora en la calidad de vida de estas personas, sino también en la de sus familias.

Ampliación del marco territorial

La Fundación Integralia DKV ha llegado a Asturias con la implantación del HUB de Diversidad Digital explicado anteriormente y que cuenta con muchas alianzas locales y a Almería con el Proyecto Ikigai de la Escuela Integralia. Está orientado a favorecer la inclusión laboral de mujeres que residen en entornos rurales a través del teletrabajo. En este caso, las personas beneficiarias de la formación sufren una doble discriminación a la hora de acceder a un empleo. La primera por ser mujeres y la segunda por residir en entornos rurales.

En este sentido, la aceleración de la implementación del teletrabajo en España abre un nuevo marco de oportunidades para las personas que residen en entornos rurales. El objetivo de este proyecto era generar oportunidades de empleo y fomentar la actividad económica en ellos gracias a la modalidad de teletrabajo.

En total, 28 personas -de las cuales 24 eran mujeres- pudieron finalizar esta formación en telemarketing cuyos contenidos se basaban en el uso de nuevas tecnologías y herramientas digitales, en el manejo de aplicativos propios del sector, en el desarrollo de informes, etc… competencias muy orientadas a mejorar su empleabilidad. Este proyecto fue creado medida para el Ayuntamiento de Laujar de Andarax y la Diputación Provincial de Almería.

Trabajo en red con el tercer sector social de la discapacidad

El trabajo en red para lograr los objetivos (ODS 17), es una de las premisas de la Fundación Integralia DKV en su trabajo de inclusión laboral de personas con discapacidad. Este espíritu colaborativo se extiende a todas las entidades del tercer sector de la discapacidad con las que la Fundación se siente identificada por su misión.

Durante este año 2020, el subdirector de Integralia, Javier de Oña, fue nombrado vocal de la Junta Directiva de COCEMFE Barcelona. COCEMFE es la federación que representa al sector de la discapacidad física y orgánica y que aglutina a más de 1.600 entidades en toda España, entre las que se encuentra la Fundación Integralia DKV.

Además, el Director de Comunicación y Marketing de la Fundación, David Camps, también fue elegido miembro del Consejo Asesor de la cátedra UOC-COCEMFE para la Autonomía Personal y la Salud Digital.

En el 2020 la Fundación también colaboró gestionando la coordinación técnica y operativa telefónica en la iniciativa #Ningunmayorsolo de DKV Seguros, donde se prestó atención psicoemocional a las personas mayores solas y en situación de vulnerabilidad durante el confinamiento. Esta iniciativa contó con el Consejo General de la Psicología de España, la Plataforma del Voluntariado de España, la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología y con el apoyo de Fundación Amigos de los Mayores.

La Escuela Integralia

La Escuela Integralia es un pilar clave en el modelo de inclusión de la Fundación Integralia DKV. La formación -o la falta de ella- es una de las barreras más importantes en el acceso al empleo. La Escuela Integralia es la base del modelo de inclusión de la Fundación. Impulsa programas formativos (en Atención al Cliente, Telemarketing, Testing de Aplicaciones, etc…), con sus respectivos periodos de prácticas. Además, también dota al alumno de competencias transversales como trabajo en equipo, escucha activa o comunicación interpersonal.

Todas las personas que se benefician de la actividad de la Fundación comienzan su proceso de inclusión laboral con estos programas formativos, mejorando así su perfil profesional y facilitando su incorporación en otras empresas y organizaciones. 

Pese a que en el primer semestre del año sus formaciones quedaron paralizadas debido al confinamiento domiciliario, se pudo recuperar la “normalidad” en el segundo, donde se realizaron un total de 15 cursos de los cuales se beneficiaron hasta 138 alumnos con discapacidad, mejorando incluso los resultados de 2019.

Hasta 67 personas de todos estos alumnos y alumnas se pudieron incorporar en los centros de la Fundación Integralia DKV y 7 en otras empresas y organizaciones.

La Fundación celebra los 20 años

En el 2020 la Fundación Integralia DKV ha celebrado los 20 años y lo ha hecho, como desde sus inicios, generando impacto social en miles de familias en España, Colombia, Perú e India.

Durante el 2020 la entidad ha sumado los 519 trabajadores, aumentando el equipo en 93 respecto al 2019 y llegando al 99% de personas de personas en plantilla que tienen una discapacidad, incluyendo el Comité de Dirección. Uno de los mayores logros cada año es el tránsito de empleados desde un centro especial de trabajo a un entorno laboral normalizado, en el 2020, han sido 9 personas.

Respecto a la contratación de personas, en el 2020, han sido de 93 personas (77 contratadas por Integralia y 16 en otras empresas y organizaciones).

Los programas de Cooperación Internacional al Desarrollo han formado a 160 personas (entre Colombia y Perú) y han contratado a 38 en total.

En el 2020 la Fundación tuvo 330 nuevos beneficiarios, 65 clientes, gestionó más de 3 millones de llamadas atendidas y más de 4 millones de interacciones totales.

Este año también ha sido un año de revista: por primera vez, la revista Forbes en su edición española ha sacado en portada a un directivo con discapacidad, Javier de Oña Subdirector de la Fundación Integralia.

Después de estos primeros 20 años de la Fundación, desde la entidad agradecen la colaboración de las administraciones públicas sin las cuales no se podría mantener la entidad porque contribuyen a financiar el SMI de los compañeros de la Fundación: Junta de Extremadura, Generalitat de Catalunya, Generalitat Valenciana, Comunidad de Madrid, Gobierno de Aragón (INAEM), Junta de Andalucía y FSC/INSERTA.

Cristina González es directora general de la Fundación DKV Integralia: “El del Covid ha sido un año en el que hemos activado uno de los valores que nos identifican de forma clara: el de la adaptación. Todo el equipo de nuestros 7 centros especiales de empleo han dado lo máximo de sí, en un contexto de fragilidad colectiva de la salud, de mucha complejidad en la operación y de incertidumbre. Haber llegado al máximo de contrataciones en estos últimos 20 años y mantenido la actividad productiva gracias a las empresas e instituciones que han seguido confiando en nuestros servicios. Enfocamos al futuro con esperanza, innovando en la gestión, acompañando a nuestro equipo a superar la brecha digital y contribuyendo a la defensa del derecho al empleo y a la formación de las personas con discapacidad con el resto del tercer sector social”.