Un caso de éxito que demuestra que la inclusión digital es posible. Por Cristina González.

linea temporal verde usada como separador linea temporal verde usada como separador

En este mes hemos conocido la historia de Francisco Guardia, una persona con discapacidad que nos ha sorprendido a todos por su facilidad para realizar el tránsito laboral de Integralia a la empresa Grupo Entusiasmo, una Agencia de Medios especialista en estrategias, planificación, gestión y compra de medios publicitarios.

Francisco, que gestiona el Marketing interno y las redes sociales del Grupo Entusiasmo, nos ha demostrado que las personas con discapacidad pueden adaptarse perfectamente al nuevo entorno digital y que el abanico de sectores donde puede trabajar una persona con discapacidad es igual de amplio que el de las personas sin discapacidad. Muchos directivos del sector empresarial tienen un imaginario basado en creencias limitantes que impide a las personas con discapacidad a acceder a puestos de trabajo más cualificados.

La formación y el acompañamiento resultaron ser dos elementos claves para explicar este éxito. Una persona formada, con una actitud formidable ante el trabajo, debería tener las mismas oportunidades que los demás en estos nuevos sectores que emergen con la irrupción de la digitalización y la tecnología.

Si esta irrupción va a ser el mayor condicionante del mercado laboral en los próximos años, no nos encontramos en el escenario más optimista cuando siete de cada diez personas con discapacidad no utiliza internet*. Invita a pensar que el nivel de empleabilidad de las personas con discapacidad en estos sectores será bajo en el futuro. Es por ello que la historia de Francisco nos resulta tan alentadora. Es la clara demostración de que las personas con discapacidad pueden, como cualquier otra persona, adaptarse a este nuevo entorno laboral.

F Francisco Guardia en las oficinas de Grupo Entusiasmo 

Desde la Fundación Integralia, en nuestro afán por anticiparnos a las sacudidas del mercado laboral, hemos realizado durante el 2018 2 cursos: 1 de marketing digital y otro de desarrollo web –en un marco de colaboración con el Programa Incorpora de la Obra Social “la Caixa”- siendo sabedores de la importancia y de los altos índices de empleabilidad que no solo presentará este sector en el futuro, sino también ahora en el presente.

Tengo una trayectoria de 20 años trabajando en la inserción laboral de personas con discapacidad (desde que se fundó Integralia) y puedo decir que estamos delante del cambio más significativo visto en estas dos décadas. Es un momento apasionante y necesario, porque es en los grandes cambios cuando la sociedad hace un ejercicio de revisión de lo hecho hasta ahora. Es el momento idóneo para que, esta vez sí, las personas con discapacidad, un colectivo acostumbrado a ir a remolque en los grandes cambios, formen parte del timón que dirige la sociedad. No queremos ser reactivos y que sea el contexto el que obligatoriamente nos cambie: lo que queremos es formar parte del cambio.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) cifra en 1.400 millones los puestos de trabajo que son vulnerables debido a esta nueva realidad. Una digitalización que arrasará con los trabajos manuales, autómatas, repetitivos, que muchas ocasiones suelen ser ocupados por personas con discapacidad.

Urge entonces una sensibilización de la inclusión digital. Una sensibilización que está dando sus primeros aleteos en el sector empresarial. Por poner un ejemplo, la CEOE ya recoge en sus preceptos la lucha contra la exclusión digital. En su Plan Digital 2025 emite propuestas para la inclusión digital de personas con discapacidad como la constitución de un Observatorio de la Brecha Digital, con participación de todos los sectores implicados; la elaboración de un catálogo de planes de formación para colectivos vulnerables y la mejora de accesibilidad en las tecnologías digitales, “que incrementará el uso de un grupo poblacional que precisamente obtiene un beneficio muy alto de los servicios digitales, al minimizar los desplazamientos”.

Queremos recordar que desde la Fundación Integralia estamos a plena disposición para colaborar con el sector empresarial, Administración Pública y entidades del tercer sector social de la discapacidad, para revertir esta situación. Queremos conformar una sociedad con igualdad de derechos para todos, alineando a las organizaciones con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, tanto con el objetivo 10, reduciendo la desigualdad, y el 8* como con el objetivo 17, tejiendo alianzas para la consecución de objetivos globales; alianzas que generan un efecto multiplicador con el consiguiente impacto en la mejora de calidad de vida de las personas.

Francisco Guardia nos refleja que las organizaciones tienen mucho que ganar incluyendo la gestión de la diversidad en su cultura empresarial. La apuesta de Grupo Entusiasmo por la inserción laboral de personas con discapacidad como Francisco es un ejemplo y modelo a seguir para el resto de las empresas y organizaciones.

Hay mucho talento oculto entre el más del millón y medio personas con discapacidad en edad de trabajar, solo necesitan oportunidades y expertos en la integración que faciliten su adaptación al equipo. En este contexto social y económico cargado de incertidumbre se necesitan certezas, y Francisco es una de ellas. En nombre de toda la Fundación Integralia le deseamos muchos éxitos y que su caso deje en el futuro de ser algo ocasional para convertirse en un paradigma.

 

*Datos extraídos del Informe Olivenza 2017 realizado por el Observatorio Estatal de la Discapacidad 

*ODS 8.5 De aquí a 2030, lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las mujeres y los hombres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tribuna de Cristina González Hipólito

Directora de la Fundación Integralia DKV

Compártelo con la comunidad
Relaciones con el Ecosistema DKV Integralia