DKV Integralia colabora en el nuevo curso de la Professional School en la India

Preparando el nuevo curso: oportunidad, ilusión, futuro, educación y esperanza.

linea temporal verde usada como separador linea temporal verde usada como separador
Imagen de cabecera

El día 1 de agosto empezará el nuevo curso en la Professional School con la que colabora la Fundación DKV Integralia. Después de 4 años de andadura del servicio y de la exitosa actividad que ha desarrollado la Fundación Vicente Ferrer capacitando a más de 200 alumnos, durante el curso 2015/2016 la escuela doblará su capacidad.

El pasado 3 de julio se realizó el examen de ingreso, se recibieron más de 1.200 candidaturas de jóvenes graduados procedentes de zonas rurales. Cuando me notificaron esta cifra mi cara fue de asombro.

Y es que la reputación de la escuela está creciendo vertiginosamente, el empeño que pone la organización para que todo funcione bien y el entusiasmo de profesores y voluntarios tiene un impacto verdadero y positivo sobre la formación de estos jóvenes.

Y es que la formación que reciben cambia las vidas de nuestros estudiantes, si se pudiera resumir con una palabra lo que expresaban sus miradas durante el examen, es la palabra OPORTUNIDAD.

El paso por la escuela les brinda la oportunidad de cambiar sus vidas, obteniendo herramientas comunicativas para conseguir un empleo en la ciudad. Con su trabajo, muchos de ellos ayudarán a sus familias a crecer en bienestar.

La ilusión que generaron en mi es algo de lo más bello que he vivido en estos casi tres meses en Anantapur. ILUSIÓN al saber que el significado de nuestro trabajo es profundo, que tenderemos nuestras manos para plantar cara a la adversidad de muchas personas.

120 jóvenes con discapacidad se presentaron a las pruebas de admisión, desafiando las barreras arquitectónicas que en India son la norma, llegaron extremamente puntuales.  Afrontaron los tests para desafiar también al background de desigualdad que ha vivido por ser personas con diversidad funcional.

Esta generación de jóvenes son el FUTURO de la India, el salto generacional es importante. Muchos de ellos, dejaran sus pequeñas aldeas para ir a trabajar y vivir en la ciudad, en este sentido, la EDUCACIÓN constituye la ESPERANZA de muchos de ellos. Ahí estaremos, con ellos durante todo este camino.

Compártelo con la comunidad